top of page

Empresa de servicios de compostaje


La primera idea de empresa sostenible que queremos presentar es la de un servicio de compostaje de residuos vegetales para unidades residenciales, colegios, restaurantes, centros comerciales, centrales de abasto y demás instituciones que presten servicios de comedor y generen tal tipo de residuos en grandes cantidades. Una idea obvia dentro de los objetivos de esta página, y que realmente está haciendo muchísima falta.

Tal vez no lo sepas, pero hay muchísimas personas e instituciones que quisieran ser ambientalmente responsables y hacer algo constructivo con sus residuos biodegradables pero no saben cómo hacerlo, así que estarían dispuestos a pagar un importe por ello. He aquí una oportunidad atractiva para ofrecer el servicio de conversión de residuos en abono. Así, la gente te entregaría su “basura” y al cabo de un tiempo estipulado, tú les devolverías abono para sus plantas.

Lo primero que se necesita es una logística de recolección del residuo que incluya capacitación de los clientes para separación en la fuente y recolección puerta a puerta. Ese servicio puedes prestarlo tú mismo a través de talleres o recomendando alguna página de internet. Obviamente puedes recomendar La red sin residuos que es totalmente gratis, y explica cómo recolectar los residuos en la cocina de modo práctico e higiénico sin tener que guardarlos en el refrigerador.

Una vez que tus clientes han sobrepasado el primer obstáculo que es atreverse a hacer la separación de residuos, viene el segundo reto: la recolección en el sitio. La recolección de los residuos de tus clientes puede hacerse tanto en cuñetes plásticos como en cantinas (ollas lecheras) de aluminio con tapa hermética. Para facilitarles la tarea, puedes incluir en tu negocio un modelo de recambio de envases. Así, el día que les recoges un cuñete, les dejas otro "nuevo" para que inicien inmediatamente el llenado del segundo. Lo mismo aplica para restaurantes y similares donde el cuñete será reemplazado por un barril o caneca de mayor capacidad.




El servicio de conversión de residuos vegetales en abono, puede prestarse tanto in situ como ex situ, es decir, en el propio lugar donde se producen si hay un espacio verde comunitario para su gestión, como en un sitio externo, si se trata de un edificio, conjunto o institución donde no hay zona verde. En este último caso, se requiere disponer de un espacio rural, sea una finca o parcela y de un sistema de transporte que recoja los residuos y los lleve a su lugar de tratamiento.

Una de las primeras cosas a definir es cuál será el método de compostaje que usarás dado que eso influirá en los tiempos de entrega y la calidad del compost. Por ejemplo, si decides compostar por medio de lombrices, tendrás abono de excelentísimas propiedades en el lapso de 10 o 15 días. Si usas el método estándar de compostaje y maduración de residuos se puede tardar entre 5 y 6 meses. La elección dependerá de tus propias posibilidades y las prioridades de tus clientes, lo que supondría un diferencial en la tarifa.



Como es muy probable que buena parte de tus clientes no estén interesados en recibir el abono al final del proceso dado que viven en casas o apartamentos y no cultivan plantas, lo más probable es que te vas a ir aprovisionando de buena cantidad de abonos y fertilizantes que te convertirán en un productor de agroinsumos orgánicos, con lo que ganarás por partida doble. 

El modelo de compostaje de residuos vegetales puede también hacerse extensivo a todos los residuos biodegradables. De hecho, las empresas de aseo que actualmente recogen toneladas diarias de basura indiscriminada en nuestras ciudades, podrían replantear su quehacer considerando una gestión y destino diferente para cada tipo de residuo biodegradable, impulsando desde la fuente su correcta separación, con lo que se evitaría llenar más rellenos sanitarios haciendo al tiempo algo útil con los residuos.

De acuerdo a la clasificación que hemos planteado para la gestión de los residuos biodegradables, éstos se dividen en: vegetales, cárnicos y sépticos. Cada uno de esos residuos pide un tratamiento diferente en cuanto tiene una carga bacteriana característica (que no aconseja su mezcla), y una destinación particular.



Así que el servicio de recolección y tratamiento de residuos biodegradables incluiría tres vertientes diferentes: 

  • Compostaje de residuos vegetales con destino a abono

  • Transformación con valor agregado para residuos cárnicos

  • Elaboración de pozos sépticos para residuos contaminados 

Esta clasificación implicaría una recolección selectiva de residuos que podría hacerse en días específicos según lo defina cada empresa. Los residuos vegetales se recogerían en canecas bien tapadas y desprovistas de bolsas (como se hacía antes), vaciando su contenido al depósito de recolección, y llevándolo directamente a una planta de compostaje. Lo propio se haría con los residuos cárnicos en buen estado, y en canecas igualmente selladas para evitar que se derramen o esparzan. 

Hoy día nos hemos acostumbrado tanto a las bolsas, que hemos olvidado que hace 40 años la basura se tiraba simplemente en la caneca y de allí se pasaba al camión recolector. Si tenemos reparos respecto de la asepsia, debemos recordar que las bolsas no cambian nada. El depósito o receptáculo de un camión recolector de basura sigue siendo un ámbito totalmente contaminado desde el punto de vista bacteriológico, y por ende, desaconsejado para cualquier ser humano, y una bolsa no va a cambiar esa circunstancia. Si realmente se quiere promover un sistema de recolección más higiénico, habría que empezar por diseñar un carro recolector y unas canecas especiales, que fueran, por ejemplo, elevadas desde el suelo por un brazo móvil y vaciadas al interior del depósito mecánicamente, mientras éste permanece cerrado. En Estados Unidos, la recolección de la basura opera siguiendo un modelo semejante. La caneca de basura provista de llantas traseras, es arrastrada por el operario y enganchada al depósito del camión recolector que la levanta y vacía su contenido al interior, evitando así que el operador entre en contacto con la basura.



Sea el momento de decir que las canecas elaboradas para este fin deben ser de un material prácticamente indestructible como el metal. Si se fabrican canecas plásticas quebradizas que haya que estar reemplazando periódicamente será más el daño que la mejora ambientalmente hablando.

Ya para la gestión de los residuos sépticos o contaminantes (para enterarte de cuáles son, te recomendamos ir a la sección Adiós a tu basura, clickear Compostaje, y luego residuos sépticos) que requieren de mucho más cuidado por el riesgo biológico que representan, es importante que éstos se desplacen lo menos posible. Así que valdría la pena estudiar la posibilidad de procesarlos in situ, es decir, en el propio lugar donde se producen. 

La empresa recolectora de basura podría ofrecer el servicio de sistemas sépticos en las unidades residenciales atendiendo a la disponibilidad y características de las instalaciones físicas de aquéllas. Aunque la mayoría de los pozos sépticos se encuentran bajo tierra, también se pueden construir sobre el terreno si se cuenta con el espacio debido. Qué se requiera y los detalles de su ejecución para eliminar todo riesgo biológico en su operación, llenado y demás, ya son cuestiones que competen al ámbito de la ingeniería sanitaria.



Y así, con este método de procesamiento de los residuos compostables por parte del prestador de servicios de aseo, el shut de basuras en las unidades residenciales que lo posean, sería de uso exclusivo para el reciclaje, que puede ser recogido por la misma empresa de aseo o por un tercero.


Si eres un emprendedor independiente, también puedes decidir prestar sólo uno o dos de los tres servicios enunciados ya que los tres tipos de residuos pueden tener destinaciones muy diferentes. En el caso de los residuos vegetales, éstos están destinados a convertirse en abono, mientras que los cárnicos pueden ser utilizados tanto como abono para el suelo como para elaborar alimento concentrado o helados para mascotas. Ya en el caso de los residuos sépticos, se trata sólo de su salubre transformación.

Para cualquiera de los tres servicios necesitas conocer la normativa de las autoridades sanitarias dado que son residuos (especialmente los dos últimos) que requieren manejo especializado para evitar problemas de salud pública.


Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page